La filosofía Montessori ha cambiado mi vida

Muchos conceptos, sentimientos e ideas no podía expresarlos, no sabía ponerles nombre, pero en los textos de María Montessori venía todo tal cual siempre quise expresarlo.

Ahora sí tengo palabras para decir aquello que sentía y por lo que quiero luchar.

Una educación consciente, donde el niño sea el protagonista y no la comodidad del adulto cansado.

“La tarea del educador solo puede tener como base la normalización del niño y así conseguir la normalización del hombre y la renovación de la sociedad.“

Y quién es “Gloria, Mammy Montessori”,

pues una simple Maestra de Primaria, hoy día terminando también mi curso de Guía Montessori de Primaria (Taller I y II), la cual sufrió una tremenda decepción al terminar los estudios de Maestra.

Cuando terminé 4 largos años de altos y (muchos) bajos, siempre desmotivada por el contenido de la titulación, decidí que no era lo que quería hacer, no era lo que me motivaba.

Entonces, intenté cambiar una y otra vez de profesión (Adminstración, ventas, hostelería, enfermería…), pero la sensación siempre era de pertenecer a “ningún sitio”.

Tengo que admitir que todos los intetos fallidos por encontrar una profesión me han sacado de mi zona de confort y por tanto me han dado una gran visión de mis capacidades, de conocer habilidades que no creía que fueran parte de mí y sí, todo ese proceso me ha hecho más fuerte. Por lo que, nunca pienses que has perdido un cierto número de años, todos tenemos un proceso y NO hay prisa.

Pero como siempre, la maternidad te cambia todo. 

Si miro hace un tiempo atrás, cuando comencé la andadura de mi Blog, el texto de mi historia hablaba de mi depresión postparto de mi motivación y fuerza al salir de ella, pero hoy día todo eso se nubla en mi mente porque ha pasado el tiempo, porque he seguido dando pasos dentro de mí y esa mujer de la que hablaba hace un tiempo, le sonrío con admiración y ternura, pero hoy es otra mujer la que habla. Una mujer con otros retos, más experiencia, más lectura, más investigación… y es que cada año es un nuevo despertar del alma.

Hoy te hablo con fuerza, con contundencia, segura de lo que el camino me ha proporcionado y, como muchos de los que me conocéis sabéis, cada día sigo luchando por mejorar dentro de la crianza y mi profesión como maestra, convirtiéndose mi estilo de vida en

la Filosofía Montessori.

Por qué Montessori

En casa

  • Respeto al niño
  • Adaptación de la casa a su altura
  • Auto aprendizaje de los padres
  • Conectar con el niño y sus sentimientos
  • El niño también nos enseña. Humildad
  • Darle libertad y límites para mayor desarrollo personal.
  • Respeto al orden exterior para que se de el orden interior.

En el aula

  • Respeto al niño
  • Observación meticulosa
  • Promover su independencia
  • Respetar sus intereses
  • Dejarle descubrir sus errores y tiempo para pensar cómo enmendarlos
  • Respetar su ritmo
  • Permitirle alcanzar su máximo potencial
  • Preparación del ambiente en detalle